05

Jun

Fotografia de producto en bogota

Técnicas para hacer fotografía de producto

La mejor manera de ofrecer un artículo que se quiera vender es resaltando las potencialidades o cualidades de este. Por ello, se ha implementado un método eficaz que consiste en la fotografía de producto. Luego se exhibe y se muestra a los futuros compradores a través de distintos mecanismos impresos que son tradicionales.

Los publicistas han utilizado esta fórmula para conseguir resultados óptimos en las ventas de los artículos. Es importante conocer las técnicas para hacer fotografía de producto y destacar las características de lo que se quiera presentar. Realizar una fotografía de este tipo requiere de herramientas que una vez que se saben es fácil de emplearlas.

¿Qué es una fotografía de producto?

Lo primero que se debe tener en cuenta es el concepto de fotografía de producto. Este es una imagen en la cual se presenta el objeto que se quiere promocionar en un momento determinado. Para que se dé el material final, es decir la fotografía, se requiere de unas técnicas en específico. Esto con el fin de que el artículo se vea lo más atractivo posible ante el consumidor.

La fotografía de producto se puede emplear en las pequeñas y grandes industrias y busca el mismo objetivo. La portafoio debe mostrarse tentativa, fresca, real y llamativa, de allí el porqué de su importancia. Lo impresionante es que sirve para ofrecer cualquier bien, servicio o material, es decir dependiendo de lo que se vaya a promocionar.

En Colombia está técnica ha tenido gran repunte en los últimos años, debido a las ventas por catálogos. Es común ver fotografía de producto en Bogotá a través de empresas dedicadas exclusivamente para ello. Sin embargo, es factible y posible realizarlo de forma individual, sin necesidad de invertir grandes montos en ello. Solo hay que tener presente una serie de elementos.

Definir qué vender

Para poder hacer una fotografía de producto que quede como un verdadero profesional hay que definir qué vender. Este paso es importante porque de allí dependerán las técnicas que se ejecuten a la hora de capturar la imagen. Hay tantas opciones que a las que se les pueden sacar provecho. Si ya se tiene concretado el artículo se hará más fácil el siguiente paso.

Por ejemplo, no es lo mismo ofrecer al público un postre que una prenda de vestir. En las comidas se necesita tentar al cliente mediante el gusto y la observación. Y en la ropa es importante crear una necesidad para que sienta que es indispensable obtenerlo. Son productos diferentes que requieren de herramientas distintas y de entornos diversos.

Al definir el artículo que se presente es más fácil crear el escenario perfecto para obtener la imagen. Generalmente, aquellos que buscan hacer una foto de este tipo ya saben que es lo que quieren. Hay que elaborar también un bosquejo donde se especifique cómo hacer más atractivo el producto.

¿Dónde se utilizan?│Fotografía de producto en Bogotá

Esta es una de las preguntas más frecuentes cuando se trabaja con estas técnicas de mercadeo. La fotografía de producto en Bogotá se puede observar en prensas, revisas o materiales impresos. Pero el mercado que lo abarca por excelencia son los catálogos. Es aquí donde se emplean a menudo porque están hechos para esto.

Los catálogos tienen un sinfín de imágenes donde se aprecia las potencialidades de los artículos. En Bogotá ha sido útil para que el público vea lo que posiblemente vaya a comprar. Es de gran importancia porque también es un mecanismo de hacer publicidad. Es decir, que le llame la atención a quien lo vea.

¿Cómo hacer una fotografía de producto?

Para conseguir una imagen en la cual el artículo se vea atractivo, es necesario conocer las técnicas para hacer fotografía de producto. Hay una serie de herramientas que se deben verificar al momento de hacer la composición. De allí dependerá el éxito que tenga la foto, hay que recordar que lo visual debe llamar la atención.

Una de estas técnicas y que, sin duda, funciona como principal es en relación a la cámara. No siempre tener un aparato de última tecnología y que sea profesional garantiza resultados favorables si no se sabe utilizar. Por ello, al momento de hacer la fotografía hay que configurar varios aspectos. Entre ellos la sensibilidad del sensor y la velocidad de obturación.

Hay que modificar la cámara para que el artículo resalte sobre el resto del fondo. Además, la manera en que se toma la fotografía también influye de forma considerable. Es por esta razón que se aconseja buscar el ángulo adecuado, en el cual el artículo se vea espectacular. Hay que encontrar el ángulo donde se observen mejores las características.

Iluminación

El segundo aspecto importante cuando se vaya a hacer una fotografía de producto en Bogotá es la iluminación. En la ciudad hay varias áreas que sirven con el fin de que la luz ayude a tener mejor resultado. Sin embargo, existen por otro lado estudios fotográficos donde esta se puede elaborar. Todo con el fin de que tenga una vista agradable.

Es recomendable apoyarse con equipos que ayuden a controlar la iluminación, los estudios profesionales cuentan con las herramientas necesarias. Si no se tienen, entonces hay que crear el espacio adecuado a través de distintos elementos. Uno de estos es utilizar cartulinas o cualquier material que sirvan para que no se refleje el ambiente exterior.

Esto con el propósito de que no se observen en la imagen final las sombras que suelen hacer ruido. Además, no se ven bien cuando se trata de una fotografía de este tipo donde se quiere destacar el artículo. En la iluminación también se busca mejorar los reflejos que vienen de otras partes y los respectivos brillos exteriores.

Crear fondo adecuado

A la configuración de la cámara y a la iluminación apropiada se le agrega la creación de un fondo adecuado. Hay que recordar que cualquier elemento –por mínimo que sea– puede generar interferencia con el mensaje que se quiere dar. Por esto, es indispensable revisar el espacio de forma meticulosa antes de capturar la imagen final.

Dependiendo del artículo, hay que buscar elementos que contrasten visualmente con el producto. Nunca ponerle uno que resalte más que el material en sí porque será negativo con el resultado final. Mientras menos elementos, mejor se resaltará el objeto que se quiera evidenciar en la fotografía. Los distintos componentes solo sirven de apoyo adicional.

Jugar con los colores

Los colores son una forma auténtica de comprobar que una imagen tenga la repercusión necesaria y adecuada. En este punto, también se tiene que revisar el color del artículo que se desea resaltar para no hacer interferencia. Regularmente se utilizan tonos fuertes para el artículo en sí y matices claros para el resto de los objetos.

A veces se emplea el blanco como fondo cuando el artículo tiene tonos llamativos como rojo o morado. Mientras que el fondo negro se emplea con matices que le hagan contrastes como plateado o dorado. En algunos casos tanto en el artículo como en el contexto se usan tonos claros. Pero siempre resaltando lo que se desea exponer.

Si se tienen dudas con respecto a qué colores utilizar, hay que verificar y contrastar. Hay una serie de guía que pueden servir para efectuar el escenario más idóneo. Esto hasta lograr un producto final adecuado y que se ajuste a lo que se anda buscando.

Editar la fotografía de producto

Después que se realice la fotografía de producto con la iluminación, escenario y composición adecuada se procede al siguiente paso. En este se debe verificar cómo quedó la imagen y si es necesario proceder a la edición. Se trata de hacer retoques que de verdad son muy indispensables para que el artículo se vea más llamativo.

Un ejemplo de la edición de una foto de este tipo es cuando se requiere darle brillo u otro matiz. Se puede, también, recortar algunos detalles que no hagan falta en lo que se desea transmitir. Hay quienes modifican ciertos aspectos de la composición para resaltar las características del producto como tal.

Hay que tener cuidado al momento de modificar a través de la edición la imagen final. Solamente se debe mejorar la fotografía sobre lo más relevante, cuidando de no pasarse o exagerar. Debido a que, luego, se perderá la esencia de los valores en sí del producto. Hay muchos programas que ayudan a editar y son fáciles de manejar.

Revisión

Un detalle importante en la fotografía de producto en Bogotá es cuando se hacen las revisiones necesarias. Este proceso es relevante porque, de esta forma, se obtiene una imagen más limpia y destacada. Así, se le estará llevando al público la sensación que realmente se quiere transmitir y sin errores de ningún tipo.

En la revisión se debe constatar la imagen una vez que se toma, en el instante de la escenografía. Si algo salió mal hay que repetirla una y otra vez hasta que finalmente salga el encuentre buscado. Capturar una fotografía de producto requiere de tiempo, dedicación y paciencia con el fin de conseguir lo deseado. Por ello, es bueno tomar varias y elegir una final.

Consejos para hacer fotografía de producto

Las fotografías en las cuales se resaltan las propiedades de un producto son necesarias para el marketing. Se ha dicho que se utilizan, más que todo, en los catálogos o ediciones impresas. Sin embargo, se puede recurrir a ella para el mercadeo digital, es decir a través de las páginas web o redes sociales. Para una u otra, se necesita de una imagen limpia.

Se aconseja a quienes recurran a esta clase de fotografía resaltar solo el producto que se quiera vender. En la imagen hay que tratar que salga solamente el artículo, lo demás es solo de apoyo. Porque puede generar muchas distracciones en el cliente que es lo que no se quiere tener. Lo que se quiere vender siempre será la figura estrella de la foto.

Por otro lado, se recomienda acompañar la fotografía con una descripción atractiva y llamativa. Es decir, una reseña donde se exponga para qué sirve el producto, las dimensiones y lo útil que es comprarlo. Esta debe ser corta, precisa y concreta, además hay que evitar las palabras rebuscadas. Decir solamente lo necesario que responda a las preguntas básicas.

Configuraciones

En cuanto a la captura de la imagen como tal, se sugiere hacer las configuraciones necesarias. Se ha dicho que hay que modificar los parámetros de la cámara. Este es importante porque dependerá de lo que se quiera transmitir por medio de la imagen. Pero hay otros aspectos en la cual se requieren hacer los cambios para poder obtener una foto interesante.

Si una escenografía no cumple con las expectativas, entonces hay que proceder a cambiarla inmediatamente. Aquí abarca cuando algún elemento genera distracción y hace interferencia en el mensaje. Por ello, se debe quitar, modificar y arreglar la escena hasta finalmente conseguir una adecuada. Algunos sugieren, por esta razón, solamente mostrar el producto.

Hay que imaginarse, previamente, cómo se verá la fotografía cuando ya esté lista o cómo se desea que se refleje. De esta manera, se empezará a jugar con el encuadre, los ángulos y el artículo. Pensar antes de tomar la foto siempre es la mejor forma de conseguir la meta que se traza. No hay que capturar la imagen sin un plan establecido con anterioridad.

Realizar una guía

Sería bueno que una vez que se comiencen a realizar varias fotografías de producto, se empiece también a hacer guías. En este, se puede anotar los elementos necesarios para lograr una imagen idónea para el plan de mercadeo. Además, anotar las características relevantes del artículo y cómo hacer ver que es indispensable para la compra.

Hay que generar el deseo del consumo a través de las sensaciones que se produzcan por medio de la imagen. Que el cliente sienta que ese producto es el que puede solucionar algo o que es de mucha utilidad. La guía sirve con el fin de comenzar a ser un profesional de este tipo de fotografías. Se pueden hacer para los productos propios o de otras personas y empresas.

Importancia

Hacer fotografía de producto es muy necesario en el campo del mercadeo, que busca mecanismos para incrementar las ventas. Por ello, es importante porque a través de imágenes busca captar la atención de los potenciales clientes. De allí a que se utilicen las diferentes técnicas para hacer fotografía de producto y definir estrategias comerciales.

Se ha utilizado esta herramienta porque lo visual siempre llama la atención por encima de los códigos lingüísticos. De esta forma es más fácil que los usuarios se fijen en una foto –que desee decir un contenido– que en un escrito. Lo segundo sólo se utiliza de acompañante. A veces solo basta con pocas palabras y más estructura en la imagen para llegar al público final.

Lo importante es saber utilizar cada elemento que se explicó con el propósito de generar resultados favorables. Aquellos que están iniciando la fotografía de producto en Bogotá les resultará más fácil aplicar las técnicas con el tiempo. Lo relevante es transmitir las sensaciones y reflejar lo sustancial que tiene el artículo o el servicio a ofrecer.

Dar a conocer un producto

Las fotografías de este tipo buscan maneras para dar a conocer un producto determinado. Es ideal para cuando se está empezando a promocionar un artículo y no es muy conocido. Grandes empresas recurren a estos elementos para resaltar las características de una nueva producción. Ya es recurrente verlas en los materiales impresos como revisas o periódicos.

Sin embargo, hay quienes están comenzando en el mundo del emprendimiento que también lo usan. En esta etapa es importante adaptar un esquema estructurado para hacer la fotografía. Se deben emplear las técnicas para que al usuario le quede en la mente el producto. Hay algunos casos que ponen de moda la imagen por lo atractiva que puede resultar.

La fotografía de producto da a conocer ese artículo de forma sencilla, elaborada y eficaz. Por ello, la inversión que se ha hecho para realizar imágenes de en tipo en Bogotá deja asombrados a muchos. Esto básicamente porque se ha comprobado que los colombianos prefieren observar. Además, es más fácil analizar rápido una foto que detenerse a descifrar mensajes.

Mostrar detalles

Otra importancia de esta fotografía es que se recurre a ella con el fin de mostrar los distintos detalles. Hay que aprovechar al máximo cada característica del artículo para darlo a conocer y generar ventas que se quieren lograr. De una buena composición fotográfica –con todas las técnicas y herramientas básicas–, el público podrá decidir si invertir o no en ello.

Aunque debe ser llamativa la imagen, no hay que sobre exponer el producto a grandes exageraciones. Puede que en un principio el cliente compre el producto, pero después no querrá volver a obtenerlo. Por ello, es indispensable captar clientes fijos que estén satisfechos con el artículo para que sean seguros compradores. Hay que mostrar los detalles atractivamente.

Ventajas aseguradas

La fotografía de producto tiene como ventaja que solamente reflejará y expondrá el artículo que se quiere vender. Quien hace la imagen debe tener en cuenta que lo que se desea brindar es lo que debe resaltar. Más nada que esto. No se pueden colocar otros elementos que distraen, debido a que este tipo de fotos busca resaltar lo más importante.

En cambio, en otras técnicas –como en audiovisual– se corre el riesgo de exponer otros elementos que no son necesarios. Además, un beneficio relevante es que se puede tomar ventaja sobre las distintas competencias que hay en el mercado. Hay una gran variedad de personas o empresas que venden lo mismo, la idea es sobresalir por encima de estos.

Un beneficio relevante de este tipo de material visual es que se busca atraer al cliente de cualquier modo. Quienes ven la fotografía sienten la necesidad de detenerse para observar a qué se hace referencia. Igualmente, es una técnica que pocos utilizan cuando se trata de generar nuevas ventas. Y es fácil y sencilla de hacerla al momento de proponérselo.

Rentabilidad

La enorme ventaja, sin duda, de hacer fotografía de un producto en específico es la rentabilidad con que se realiza. Uno de los grandes beneficios es a nivel monetario, porque se suelen ahorrar inversiones económicas elevadas. A diferencia de otros materiales, este suele ser barato, económico y sin necesidad de aportar grandes sumas de dinero.

Solamente se necesita un espacio adecuado que puede ser un salón, un cuarto o un ambiente natural. También del material audiovisual, que en este caso es una cámara y los equipos para ayudar en la iluminación. Hay quienes ahorran en la mano de obra y comienzan a hacerlo ellos mismos. Pero siempre y cuando tengan los objetivos claros les saldrá un producto positivo.

La rentabilidad no solo es a nivel económico, sino también se incluyen el tiempo y el periodo. En otras técnicas de mercadeo, realizar una pieza lleva lapsos prolongados. Sin embargo, en este tipo de fotografía es más rápido si se evalúan con respecto a los demás. Es más rápido que se obtenga el material y es más eficaz los resultados que se desean lograr.

Conocimiento

Si se quiere entrar en el mundo de la fotografía de producto, es necesario tener el conocimiento adecuado. Hay que buscar especialistas que saben de esta materia y obtener de esta forma la información idónea. No hay que crearse una idea equivocada de las personas que tienen más experiencias. Cualquier ayuda siempre será conveniente, mientras sea positiva.

Hay empresas que se encargan de hacer este tipo de fotografías, pero también se puede hacer individual. Lo importante es también pedir la opinión del entorno, antes de publicarla al cliente, para ver las reacciones. Hay que corregir cualquier detalle que sea necesario. No hay que apresurarse para ello.

Se aconseja comenzar a probar con una imagen para luego hacer varias en diferentes temporadas. Con respecto a esto último, hay que aprovechar las épocas del año en beneficio del producto. Como por ejemplo jugar con las fechas importantes.

PREV fotografia profesional bogota
NEXT Fotografia de alimentos en bogota

Related Post

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *